La decidida apuesta del Gobierno Canadiense, presidido por Justin Trudeau, por la creación de un gran entorno económico-tecnológico-académico y social que favorezca la creación de nuevas Start-Ups tecnológicas que contribuyan al crecimiento del país y generen un impacto real a nivel global podría cambiar para siempre la manera en que los gobiernos y las instituciones apoyan el desarrollo tecnológico.