El gran robo canadiense de sirope de arce

El sirope de arce es un ingrediente/alimento indispensable en cualquier casa de un canadiense. Es más, si entras en una casa y no tiene sirope de arce, es que no son canadienses y, yo que tu, saldría corriendo. Este dulce líquido les acompaña allá donde coman. Tortitas con sirope, crepes con sirope, gofres con sirope, donuts con sirope... cualquier dulce que te puedas imaginar tendrá su versión con sirope. Es tal su demanda que lógico que muchos quieran sacar de beneficio, aunque sea de manera ilegal.

Antes de hablar del gran robo, hay que saber que en 1966 un grupo de productores de sirope de arce en Quebec se unieron para formalizar un gran colectivo llamado FPAQ. A lo largo de los años han producido y almacenado millones de toneladas de sirope. Es tal su magnitud que representan el 77% de las reservas de sirope de arce a nivel mundial.

sirope de arce

Una vez con esas cifras en la cabeza podemos pasar al robo. Entre 2011 y 2012 un grupo de personas que trabajan para la propia FPAQ comenzaron a sacar barriles de sirope sin marcar, para llevarlos a una granja cercana, sacar todo el sirope y rellenarlos de agua. Un buen plan, teniendo en cuenta que estos barriles se revisaban una vez al año, pero fueron relajándose y empezaron a no rellenar los barriles de agua. Todo el sirope robado era transportado a otras provincias y se vendía de manera "legal", ya que los que lo compraban no conocían su procedencia.

Como era de esperar cuando llegó la revisión anual, el inspector de turno mientras revisaba los barriles se resbalo y los barriles le cayeron encima, con la suerte (para él) y mala suerte (para los ladrones) que se cayeron los barriles vacíos. Desde ese momento la policía comenzó una investigación y llegó a arrestar a 17 personas.

Se cree que llegaron a robar más de 3.000 toneladas valorados en más de 18 millones de dólares, considerándolo el mayor atraco de la historia de Canadá.