Las cataratas del Niagara

Uno de los elementos turísticos más conocidos y visitados en Canadá son las Cataratas del Niagara, un espectáculo geográfico que se encuentra entre la frontera de Canadá y Estados Unidos y es visitado por millones de personas al año. Una de las "peores" temporadas para visitarlas es verano, sabemos que es buen momento, debido a las vacaciones y al buen tiempo, pero es cuando más gente vas a encontrar y es posible que el espectáculo natural se vea un poco afectado.

Por ello hoy queremos hablaros de un momento muy especial del año para visitar las cataratas, el invierno. ¿Invierno? ¿Con el frío? ¿Cuándo todo está nevado y congelado? Sí, exacto. Os podéis saltar estas vacías palabras e ir directos a las imágenes.

Durante el invierno en Canadá, llega hacer mucho frío (no es ningún secreto) y nieva bastante, estos dos elementos dotan a las cataratas un aspecto único. Una capa blanca cubre todo el paisaje, la nieve se posa en cada superficie del terreno, el agua se congela en ciertas zonas, la diferencia de temperatura entre el exterior y el agua llena el aire de una densa nube de condensación... todo esto ofrece a los aventureros visitantes una increíble e inolvidable estampa de las Cataratas del Niagara