Los Jardines Butchart de la Columbia Británica

Canadá está lleno de naturaleza propia, accidentes geográficos formados por el paso de los años que han dejado en Canadá un relieve espectacular digno de los paisajes más bellos donde un dios podría vivir. Se que son palabras muy grandilocuentes pero aquellos que hayáis estado veréis que no me quedo corto. Por ello hoy vamos hablar de la naturaleza creada por el humano, los Jardines Butchart

Los Burchart fueron un matrimonio de comienzos del siglo XX que se mudaron a Victoria, British Columbia. Los cuales se asentaron allí para poder extraer caliza para la fabrica de cemento que tenía el marido. Una vez esa explotación finalizó, la mujer aprovechó el terreno para decorarlo con un surtido variopinto de flores. Además, tuvo la ayuda de Isaburo Kishida (un conocido florista de Japón) que estaba en Canadá. Gracias a ellos dos nació la primera sección de la atracción, el Jardín Japonés, que aun conserva muchas de las plantas originales.

Los años fueron pasando y el Jardín fue creciendo hasta lo que es hoy en día, todo un regalo para la vista y el olfato. Ha alcanzado tal tamaño que más de 50 jardineros trabajan en más de un millón de plantas para que todo esté perfecto. Toda una visita obligada si andas por la región.