Peggys Point, el faro de Canadá

Los faros siempre han sido estructuras atractivas, misteriosas, llamativas y funcionales, sobre todo, funcionales. Su labor como aviso a todos los barcos que se acercan a la costa no está pagado. Una sencilla luz que da vueltas y ha salvado miles de vidas a lo largo de la historia. Éste ha sido tan importante en nuestras vidas que el mismo se ha convertido en una metáfora de esperanza y guía para muchas personas y culturas. La historia y el mundo están plagados de famosos faros, por ello queremos hablaros y enseñaros el faro más conocido de Canadá: Peggys Point.

El faro Peggys Point se encuentra en Nova Scotia, en un saliente de rocas del pueblo con el mismo nombre. Es uno de los puntos más fotografiados y visitados de Canadá y da igual en que momento del año lo visites siempre vas a encontrar personas andando cerca de él para visitarlo.

El primer faro se construyó en 1868. Era una pequeña casa de madera con un saliente en el techo, donde estaba el faro. Este se componía de una lámpara de queroseno y un espejo de plata para amplificar el brillo de la luz. Esta señal indicaba y sigue indicando la entrada a la bahía de St. Margaret. En 1914, se decidió construir un nuevo faro al lado del ya construido, pasando éste a ser la casa del farero. Esta nueva construcción es la que conocemos y podemos ver hoy en día, faro de 8 lados y de colores rojo y blanco. En 1958 la tecnología había avanzado suficiente como para poder automatizar el faro.

A pesar de que durante muchos años en su base había una oficina de correos, se decidió cerrar, quedando hoy en día solo el faro funcional. Si os encontráis estudiando en Nova Scotia os recomendamos que os acerquéis a visitarlo, no solo podréis sacar una increíble foto del faro si no que disfrutaréis de una de las puestas de sol más bonitas de Canadá.

Etiquetas