Spanish Aerocar, el teleférico más antiguo y en funcionamiento del mundo

En 1916, hace más de un siglo, el teleférico o transbordador Spanish Aerocar abrió sus puertas en las Cataratas del Niagara. Desde entonces ha funcionado sin ningún fallo o accidente, transportando a millones de personas a través de la zona conocida como Whirlpool.

Esta atracción turística nació de la mente del inventor español, Leonardo Torres Quevedo, el cual, tras patentar su idea, la presentó a Canadá con el objetivo de unir la orilla canadiense con la estadounidense. Debido a diferencias políticas, al final el teleférico unió dos orillas canadienses, aunque llega a entrar en territorio estadounidense un par de veces a lo largo de sus 539 metros de recorrido.

Su construcción tuvo mucha repercusión mediática en la región y la provincia, por ello el día de su apertura podemos leer estas palabras de un periodista de Toronto: “Poco después de las tres de la tarde, la señora J. Enoch Thomson, esposa del cónsul español en Toronto, inauguró el aerotransbordador rompiendo una botella de champán sobre la puerta de uno de sus puntos de llegada. El teleférico hizo su primer viaje público. Fue agradable verlo con las banderas de Gran Bretaña, Estados Unidos, Francia y España”.