El cambio climático, y la bajada de temperaturas comienzan a generar impactos en las economías del mundo. Canadá y Escandinavia, pioneras en la conservación medioambiental, podrían estar ya beneficiándose de éste cambio gracias a sus políticas activas.