Cada año a finales de septiembre y principios de octubre se produce el cambio de color en los árboles con la llegada del otoño.