Las relaciones diplomáticas entre Canadá y Arabia Saudita no pasan por su mejor momento, desde que el pasado 3 de agosto la cancillería canadiense emitiese un comunicado que apelaba a Riad a poner en libertad a varios activistas que apoyan los derechos de las mujeres.